Trigger

Opinión: Día del profesor en tiempos de pandemia

Opinión: Día del profesor en tiempos de pandemia
16 Oct 2020


Mario Sánchez, director de Escuela de Pedagogía en Educación General Básica con Mención, sede Curicó.

En Chile se celebra el día del profesor o profesora el 16 de octubre, aunque no siempre fue en esta fecha, esto porque durante mucho tiempo, el día de estos profesionales fue el 11 de septiembre, día en que se conmemora la partida de Domingo Faustino Sarmiento, educador argentino que trabajó y se preocupó de la educación de su pueblo y también en Chile, haciendo grandes aportes en la creación de las escuelas normales de nuestro país.

Con la llegada del régimen militar en 1973, donde se prohibían las reuniones, se dificultaron las ceremonias y celebraciones de los docentes, esto y otros inconvenientes, llevó a buscar una nueva fecha para celebrar el día del maestro(a) es así como surge la propuesta del 10 de diciembre, recordando la fecha en que Gabriela Mistral recibe el premio Nobel en 1945. Esta fecha nunca fue muy apropiada, por la cercanía del fin de año, con muchas tareas docentes que cumplir para el cierre de año académico. Por este motivo, en 1977 se busca otra fecha, se propone entonces la del 16 de octubre, día en que se creó el Colegio de Profesores de Chile, lo que se mantiene actualmente.

Más allá de la fecha en que se celebra el día de los maestros y maestras, se tiene claridad, que trabajar en educación demanda una dedicación, paciencia, empatía y tolerancia especial, además de esperar una gran calidad humana en estos profesionales, los que están necesitados de contar con un importante nexo entre ellos y sus apoderados o familias de sus estudiantes, para cumplir una buena labor con los discentes.

Queda claro en el mundo actual, que un docente no puede ser visto solo como un transmisor de contenidos, los que dicho sea de paso, se encuentran en muchas esferas del mundo virtual; hoy un docente debe ser un profesional que conoce a cada uno de sus estudiantes, conoce sus formas de aprender, utiliza las diferencias como una oportunidad para la integración e inclusión, generando una grata atmósfera de trabajo, con conocimiento y respeto por normas que permitan valorar el trabajo en equipo, un buen docente entonces, se convierte en mediador entre sus estudiantes y los aprendizaje que deben lograr, disponiendo de recursos materiales, pedagógicos, disciplinarios y didácticos.

Pero, la labor docente trasciende a sus estudiantes, con ellos o por ellos, hay una labor que contribuye a la sociedad, aquella que se construye día a día en la relación con los otros, y por esto, además de entregar contenidos como se ha dicho, favorece el trabajo de habilidades y valores, donde se aprende la relación con los demás, lo que repercute en la sociedad, una sociedad que hoy demanda de forma imperiosa, más equidad, más justicia, menos brechas entre los que más tienen y los más desposeídos, una demanda de ver al otro como sujeto y no como objeto, una sociedad que demanda un cuidado por el medio ambiente, para que lo miremos como ente sistémico, donde todos los seres estamos conectados y por lo tanto necesitamos respetar los espacios naturales.

En este día del profesor y profesora, donde una pandemia ha desnudado tantas brechas de vergüenza, quizás deja como esperanza, precisamente esta hermosa labor, para tratar de mejorar la sociedad en que vivimos, aunque sea a costa de esfuerzos a los que la profesión nunca los preparó, desde el confinamiento de sus hogares, sin la cercanía importante de sus estudiantes, muchas veces con sus propios recursos para pagar su conexión, pasando horas frente al computador, tratando de motivar de una forma distinta. Seguramente este día de los maestros, no tendrán la tarjeta, el dibujo amable y cariñoso de sus estudiantes, pero su importancia, hoy más que nunca se deja ver nítidamente.

Feliz día profesores y profesoras de Chile.

EnglishFrançaisDeutschहिन्दीPortuguêsEspañol