Trigger

Bruno Faúndez: Emprender desde la Región del Maule

Bruno Faúndez: Emprender desde la Región del Maule
1 Jul 2020

Entrevista a Alumni destacado de la Escuela de Ingeniería Civil Informática de la UCM.

Siguiendo sus gustos por la gramática y los idiomas, por un tiempo pensó en estudiar lingüística, también se planteó comenzar la carrera de arquitectura, pero su curiosidad por conocer cómo se creaban los sitios web, lo convenció por la informática.

Con un poco de gracia nos contó que recordar sus inicios en el camino del aprendizaje de HTML con la creación de páginas muy simples, le dan un poco de vergüenza. Claro está que esos inicios se remontan a cuarto medio, cuando la necesidad de entender lo llevó a ser creativo, a acercarse también a la inteligencia artificial, quizás un poco atraído por su fascinación por la lectura de ciencia ficción. Más adelante comprendería la complejidad del detrás de estas tecnologías.

Bruno es Ingeniero Civil Informático de la UCM, Desarrollador de Software, miembro fundador de la comunidad MauleDevs y creador de la empresa Ferativ. En un recorrido por su experiencia, su testimonio nos permitió conocer un poco más sobre cómo es emprender desde Talca, su paso por la universidad y sus proyectos.

Su vida como estudiante fue activa y por momentos un tanto desconcertante. Participó del centro de alumnos y de actividades como los grupos de Software Libre, allí confirmó su “convicción sobre la importancia de la colaboración desinteresada en la tecnología”, dijo.

Académicamente atravesó momentos de incertidumbre que definió como una experiencia mixta al recordar las exigencias sobre ciertos temas desconocidos para los estudiantes no obstante también destacó que “Daba gusto encontrar profesores que disfrutaban lo que enseñaban. Esos profesores eran los que más innovaban en su propia forma de enseñar, lo que era inspirador”, afirmó.

Como egresado siente que la escuela ha ido creciendo e innovando. “Al final uno aprende que este es un rubro en el que uno no puede quedarse siempre con las mismas ideas. Hay que estar constantemente repensándose y aprendiendo”, agregó.

Al finalizar la carrera, decidió tomarse un tiempo para especializarse en tecnologías y definir un “stack” de trabajo. Fue en ese período que le llegó la posibilidad de un proyecto relacionado con el registro y visualización de datos agroclimatológicos donde pudo implementar sus conocimientos en la materia. Luego, un nuevo desafío relacionado con el rubro agrícola lo mantuvo diseñando y desarrollando tecnología a fin. Allí finalmente encontró “la madurez de su proceso de trabajo” y entendió lo complejo del mundo laboral al encontrarse con áreas que necesitan innovar pero que, “no están dispuestas a colocar la tecnología como un elemento central de la gestión”, sostuvo.

“Hace tiempo que venía con la idea de desarrollar un proyecto mío. Tenía algunas ideas que venían prototipándose en mis tiempos libres, pero que por este trabajo mal gestionado ya habían pasado a la espera. Así que en ese punto decidí que me independizaría. Antes había constituido mi empresa junto a otros dos socios: Ferativ SpA. Pero no podía compatibilizar un trabajo a tiempo completo de ese estilo y el desarrollo a través de esta empresa. Así que en ese momento, a principios del 2019, comencé a trabajar con Ferativ”, añadió.

Ferativ

Un proyecto en Santiago relacionado al turismo y que requería desarrolladores, fue su primera oportunidad. “Eran tecnologías que no conocíamos, así que hubo mucho que estudiar para ponerse a la altura. Tuvimos que integrar un servicio de una empresa extranjera, contratada por nuestros clientes, con los que tuvimos muchas reuniones. Saber  inglés fue una ventaja tremenda”. Amplió Bruno, dejando nuevamente a la vista la necesidad de mantenerse actualizado y formado en materia de nuevos conocimientos.

Ser independiente, tener su propia empresa, le permitió distribuir su tiempo y elegir proyectos que disfruta. “Retomé un proyecto antiguo asociado a la difusión cultural. Me contacté con una pareja de gestores culturales a los que les presenté una propuesta y les encantó. Con ellos decidimos postular a un proyecto Fondart. Paralelamente, terminó el proyecto de turismo y a fin de año tuvimos un resultado favorable con ambos. Aunque finalmente el avance con Fondart lo hice de manera individual”, finalizó

Actualmente se encuentra trabajando en las primeras pruebas con usuarios relacionados al mundo de la cultura. “Pronto comenzaremos a hacer pruebas de la primera APP que pondremos a disposición del público”, señaló emocionado.

Tinvi.to

A modo de adelanto, nos contó un poco más sobre la plataforma que se estrenará en breve. Al respecto añadió que “Tinvi.to es una app que busca ofrecer un servicio a los gestores culturales de la región y posteriormente del país. A través de ella podrán publicar sus eventos culturales. Nuestra visión es crear una cartelera cultural portátil y siempre actualizada para que el público general descubra toda la vida cultural que lo rodea y de la que muchas veces no tiene información. Acabamos de lanzar un blog para hablar sobre el proyecto y que conozcan un poco más”, expuso.

Desarrollando desde Talca

El ritmo de vida y los paisajes de la zona, lo llevó a replantearse sus ideas iniciales de trabajar para empresas de gran envergadura y tener que trasladarse a la capital del país. “Muchos de mis amigos trabajan en empresas grandes y me encanta aprender de las experiencias y tecnologías con las que trabajan. Pero yo siento un gran apego por mi ciudad y mi región, y creo que hay mucho potencial para crear cosas desde el Maule”. Enfatizó.

Convencido de esto, formó parte de los fundadores de la comunidad MauleDevs. Allí intercambian y aprenden sobre las tecnologías con las que esta trabajando cada desarrollador maulino. “Además, una de las cosas que caracteriza a nuestro rubro es la posibilidad de trabajar remotamente. Podemos crear tecnología desde nuestras casas y contratar infraestructura en servicios como OpenCloud, DigitalOcean o Amazon Web Services. Si necesitamos diseñadores, podemos trabajar remotamente e incluso contratarlos a través de sitios como Fiverr. Existen numerosas oportunidades que a veces nos cuesta ver y que no reciben apoyo de la tecnología”. Remarcó Bruno, dejando en claro que es posible trabajar desde Talca para la región y el mundo.

“A veces cuando pensamos en emprender nos obsesionamos con la idea de postular a proyectos CORFO o SERCOTEC, pero hay muchas alternativas en otras áreas. Por ejemplo, en el futuro a mí me encantaría poder crear tecnología que pueda aportar en escuelas rurales donde no hay conectividad. O crear tecnologías accesibles en otros idiomas que se hablan en Chile además del Español.” Explicó.

“Los grandes emprendimientos resultan después de muchas pruebas y errores”.

Finalmente, no quiso desaprovechar la oportunidad para dejar un consejo a los estudiantes emprendedores: “Miren a su alrededor, a su familia, a sus amigos y vecinos, y créanse el cuento. Porque ustedes pueden crear tecnología que impacte directamente en sus vidas. Y cuando ves que una tecnología desarrollada por ti, impacta en la vida de alguien a quién conoces, es una sensación impagable. También los invito a acabar con el mito del genio creador. Los grandes emprendimientos resultan después de muchas pruebas y errores. Rodeense de buenos amigos. En mi desarrollo como profesional el tener buenos amigos ha sido fundamental. Ya sea por ofertas de trabajo que me han llegado, por conocimiento que hemos compartido, o por proyectos en que hemos colaborado, tener gente en la que confiar ha sido muy importante”.

Cabe destacar que Bruno Fáundez Valenzuela, compartió su experiencia y conocimientos como emprendedor, con egresados y estudiantes de la escuela de Ingeniería Civil Informática, el pasado viernes 26 de junio, en la charla Flutter: la nueva alternativa para el desarrollo de APP’s multiforma.

EnglishFrançaisDeutschहिन्दीPortuguêsEspañol