Trigger

UCM celebra la obtención de su primera patente de propiedad intelectual científica

UCM celebra la obtención de su primera patente de propiedad intelectual científica
30 Dic 2019

Investigación liderada por el Dr. Ariel Arencibia permite producir metabolitos secundarios propios de las frutas, en plantas.

Gracias a la investigación del académico Dr. Ariel Arencibia, la Universidad Católica del Maule (UCM) obtuvo en Brasil su primera patente, luego que desde aquel país se registrara como patente de invención la tecnología “Bioreactor de Inmersión Temporal y Producto Relacionado”.

Esta noticia fue recibida como todo un hito dentro de la institución, tal como lo señaló la vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. María Teresa Muñoz Quezada, quien, junto con destacar este logro en el ámbito internacional, señaló que “Para nosotros es muy importante y algo histórico para la UCM. Es nuestra primera patente concedida que por primera vez nos posiciona liderando una temática que tiene que ver con biotecnologías aplicadas a los recursos naturales, en este caso a las plantas””, dijo.

“Lo que desarrolla el Dr. Arencibia tiene que ver con estudios genéticos de las plantas y su proliferación en nuestros laboratorios, mediante una técnica natural muy específica, que nos permite mostrar una nueva forma de poder generar un producto que entrega la naturaleza. Por otro lado, esta patente nos permitirá entregar por primera vez una invención tecnológica a la sociedad, principalmente a empresas relacionadas a la agroindustria para desarrollar tecnologías en dichas áreas y mejorar sus procesos”, complementó la doctora Muñoz.

En esa misma línea, la vicerrectora felicitó a los investigadores Dra. Sara Cuadros Orellana y Dr. Marco Mora Cofré, junto a sus respectivos equipos, por la adjudicación de proyectos en el Concurso Fondecyt Regular 2020 cuyas investigaciones también se vinculan a innovaciones tecnológicas.

Alto componente ambiental

Feliz por el resultado obtenido, el protagonista de la primera patente de invención concedida de la UCM, el Dr. Ariel Arencibia, sostuvo que “Es la culminación de una etapa que comenzó el 2012, cuando se hizo la primera presentación de esta solicitud de propiedad intelectual y después de siete años tenemos la concesión en Brasil”, dijo.

“Somos capaces de producir metabolitos secundarios, es decir, compuestos de origen nutracéuticos y farmacéuticos, que normalmente la naturaleza produce en las frutas, lo podemos desarrollar en plantas cultivadas in vitro en biorreactores de inmersión temporal”, explicó el científico.

Además, el investigador aclaró que este trabajo es natural, por lo que no tiene ninguna relación con los productos transgénicos. “Conocemos el mecanismo genético o genómico por el cual se induce la producción de estas moléculas y tras su manipulación por métodos físicos, que no son ingeniería genética, podemos producir estos metabolitos”, valoró.

“El trabajo -continuó-, está dedicado fundamentalmente a plantas nativas endémicas, porque el utilizar estos materiales in vitro, nos permite no hacer una explotación extensiva de ellas en condiciones naturales”, explicó el investigador, agregando que esta tecnología aportará al cuidado de la biodiversidad.

Luego, el Dr. Arencibia planteó que “Este registro de propiedad intelectual trata de hacer un proceso productivo con un valor agregado, porque las personas que trabajen con este sistema, tienen un nivel profesional mayor que las que utilizan los recursos naturales de forma indiscriminada”, dijo.

Apuntando a tres industrias

Sobre qué aplicaciones podría tener esta primera patente, el biotecnólogo aclaró que “Nosotros prevemos tres industrias: la de medicamentos, la nutra farmacéutica de productos naturales; la industria nutracéutica, es decir, alimentos funcionales; y la industria de la cosmetología. Todas utilizan estos componentes a niveles comerciales, a grandes escalas”, explicó, ya que estas hacen extracciones de condiciones naturales.

Sobre el futuro de esta patente concedida, el investigador UCM dijo que espera que en un tiempo no tan largo se vean productos concretos comercializándose. “Empujará el desarrollo de esto la demanda social que hay por la protección de la diversidad del medio ambiente, más que el interés de las empresas”, reforzó.

Por su parte, la Directora de Innovación Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la UCM, Fabiola Loyola, señaló que “Este es el hito inicial para continuar las gestiones de concesión de las patentes que hemos ido solicitando (…) Es importante para nosotros este resultado, ya que motiva a nuestros investigadores a generar un mayor número de registros de propiedad intelectual y fortalecer el ecosistema de innovación con el desarrollo de investigación aplicada y activos de propiedad intelectual en nuestra universidad”, expresó.

En concreto, explicó en palabras sencillas que esta patente significa que “Ya tenemos una invención patentada, y conjuntamente con la transferencia de tecnologías es el camino que debemos seguir, finalizó.