Trigger

Preocupantes resultados de investigaciones sobre plaguicidas serán presentados en el Senado

Preocupantes resultados de investigaciones sobre plaguicidas serán presentados en el Senado
11 Ene 2019

El lunes 14 de enero
La Dra. María Teresa Muñoz, vicerrectora de Investigación y Postgrado de la Universidad Católica del Maule es quien ha liderado el equipo de científicos que evidenció la presencia de químicos peligrosos en escolares y trabajadores agrícolas del Maule.

Desde el 2008, un grupo de científicos de la Universidad Católica del Maule ha estudiado diversas líneas en relación a la presencia de pesticidas organofosforados en diversos segmentos de la población local, conclusiones que serán expuestas a la Comisión de Agricultura del Senado el próximo lunes 14 de enero en relación a dar curso a la ley que busca prohibir el uso de plaguicidas de elevada peligrosidad para la población, la que está sin avance en el Congreso desde el 2005.

La investigación más reciente del equipo de científicos liderados por la Dra. María Teresa Muñoz, vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UCM, midió durante dos años la presencia de metabolitos de plaguicidas organofosforados presentes en la orina de niños pertenecientes a comunidades escolares rurales de Talca y San Clemente. Además, evaluaron la percepción de riesgo a la exposición y efectos en la salud de los organofosforados a través de un cuestionario.

En la cita que se desarrollará pasado el mediodía en calle Morandé 441 en Santiago, además, participarán representantes del Ministerio de Agricultura, del SAG y de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI).

Trabajo en RED

En la mañana del jueves 10 de enero, en el Campus San Miguel en Talca se reunió el equipo que participa en el proyecto REDES financiado por Conicyt, el cual durante dos años ahondará en la temática sobre el impacto de los pesticidas en la salud de las personas. En este trabajo colaborativo participan la Pontifica Universidad Católica de Chile, la Católica del Norte, la Universidad de O’Higgins y la Universidad Católica del Maule.

Al respecto, la Dra. Sandra Cortés, del Departamento de Salud Pública de la Pontifica Universidad Católica de Chile e Investigadora responsable del proyecto REDES, comentó “Abordaremos en profundidad las consecuencias en salud de la exposición a plaguicidas. Planificaremos el trabajo de los próximos dos años para establecer la red, consolidarla y conformar una plataforma que permita postular a fondos de investigación y desarrollar esta área de interés para la zona centro sur”, indicó.

En ese mismo sentido, María Teresa Muñoz, expuso que “Tenemos una línea de desarrollo desde el Laboratorio de Neurociencias enfocado principalmente sobre los efectos de los plaguicidas a nivel neuroconductual. Nuestra idea es colaborar en todo lo que se pueda en torno al proyecto, ya que lo vemos como un aporte a la investigación científica con un impacto en el país y que puede generar cambios en beneficio de la salud pública”, sostuvo.

En la oportunidad participaron además la Dra. Floria Pacetti, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte, Chiara Saracini y Boris Lucero, investigadores de la UCM, y Claudia Foerster de la Universidad de O’Higgins.

Fácil acceso a plaguicidas

Sobre la venta de plaguicidas peligrosos en Chile, la experta comentó que “además de los plaguicidas más peligrosos que se quieren prohibir, aún existen otros plaguicidas que son complejos y que no existe una normativa que restrinja o regule su aplicación”, afirmó la Dra. Muñoz.

“Queremos que nuestra alianza desde esta nueva red genere un cambio en salud pública, ya que realmente estos químicos hacen daño a la salud y no existe la conciencia sobre su uso y aplicación, incluso se normaliza pensando que es natural que esté presente en la fruta. En Chile la ley está detenida desde el 2005 y hoy confiamos en que se avanzará un paso para controlar estos plaguicidas y pesticidas. Debemos generar más evidencia científica sobre el tema”, detalló la vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UCM.

Hoy cualquier persona, explicó la investigadora, puede ir a una tienda y comprar estos productos y la nueva ley propone que se restrinja la venta para menores de edad, lo que calificó como un avance, pero se hace necesario continuar esta línea. “Tan normal es que hace unos días acompañé a un familiar a comprar un collar anti pulgas para una mascota -gato- y al leer sus compuestos el primero en la lista contiene Diazinon -químico prohibido en Europa y restringido en Estados Unidos-, sin tomar conciencia de que menores tienen contacto con esas mascotas. Esa es la magnitud de la presencia de estos químicos en la vida cotidiana en nuestro país”, ejemplificó.