Trigger

Expertos comparten experiencias del rol de la lectura y escritura en el contexto universitario

Expertos comparten experiencias del rol de la lectura y escritura en el contexto universitario
14 Ene 2020

Invitados por la UCM, académicos Federico Navarro (UOH) y Natalia Ávila (PUC) dieron a conocer resultados de investigación con estudiantes del programa PACE.

“Los estudiantes de hoy no leen ni escriben”. Una frase común que quizá usted ha escuchado –o dicho- muchas veces. Sin embargo, los académicos e investigadores Natalia Ávila y Federico Navarro, demostraron lo contrario a través de los resultados de sus indagaciones.

Invitados por la Universidad Católica del Maule (UCM) a participar de un seminario sobre la temática, dieron a conocer algunos resultados de la investigación “Voces desde dentro: experiencias con escritura de estudiantes del programa PACE en tres universidades chilenas” (FONIDE, 2017).

Organizado por el programa de Alfabetización Académica (A+A) del Centro de Apoyo al Aprendizaje UCM, el seminario “Escribir y aprender en la universidad inclusiva” tuvo como fin compartir experiencias de acompañamiento académico en la educación superior, mediante el diálogo y la reflexión sobre el quehacer educativo actual, para el fortalecimiento del trabajo que se desarrolla con los estudiantes que ingresan a la educación superior.

Según Federico Navarro (Universidad de O´Higgins), “En la universidad se lee y escribe todo el tiempo, en los diferentes programas, en las asignaturas, está ahí”, aseguró, añadiendo que “La lectura y escritura tienen un rol habilitante o deshabilitante, a través de ellas apruebas y te gradúas o quedas fuera, eres excluido, sobre todo si tienes una escritura que no se parece a la que yo espero. Pero quizá no te di la oportunidad de entender qué espero, no te enseñé qué espero, y en ese sentido, la escritura que espera una profesora de física de segundo año que pide a los estudiantes que escriban un informe de laboratorio es de altísima especificidad, eso es algo que esa profesora tiene que enseñar, tematizar, tiene que dar oportunidad de que suceda, porque si no simplemente lo que va a pasar es un choque de expectativas”, explicó.

En ese sentido, Navarro agregó que “En general, de acuerdo a nuestras experiencias, los profesores universitarios son comprometidos, piensan estrategias y se dan cuenta cuando hay un problema. De acuerdo a nuestra investigación, los estudiantes de tres universidades que ingresan por cupo vía PACE, el apoyo que más mencionan no son las familias, no son los programas que instalamos para apoyarlos, sino los profesores de las disciplinas, eso indica que los docentes están haciendo una ´pega´ interesante, lo que pasa es que en general no tienen las herramientas para enseñar y evaluar escritura, pedir tareas significativas, entonces ahí es donde podemos apoyarlos nosotros, los que trabajamos en escritura y educación”, comentó.

Experiencias

Por su parte Natalia Ávila (Pontificia Universidad Católica de Chile), explicó ciertos tips que se pueden implementar a raíz de la propia experiencia de los jóvenes.

“Hay estrategias que los estudiantes desarrollaron solos, como a ellos les resultó, pueden ser enseñadas de manera explícita. Eso tiene que ver con comprender que los estudiantes necesitan modelos, porque muchas veces los textos académicos los estudiantes nunca los han visto, leído o escrito. En segundo lugar, aprender a utilizar estrategias concretas para trabajar con información desde múltiples fuentes, cuando hacemos que los estudiantes escriban un texto desde más de una fuente deberíamos tener entregas intermedias, donde primero nos digan qué encontraron en una fuente o en otra, tener espacios para trabajar en clases y organizar información de una fuente y otra”, explicó.

El tercer tema, indicó Ávila, tiene que ver con el proceso de escritura. “Un estudiante que leía y después se le olvidada lo leído, y él iba tomando notas y en la medida que iba tomando apuntes se le iba ocurriendo su propia postura para el ensayo y eso es lo que conocemos como planificación, por tanto, los cursos no solamente le debiesen pedir al estudiante escribir un ensayo, sino que planificar sus ideas, que piensen lo que va a alimentar ese texto”, cerró.