Trigger

Producirán mieles diferenciadas a partir de apiario de flora nativa

Producirán mieles diferenciadas a partir de apiario de flora nativa
15 Ene 2018

Productores de Hualañé que se vieron afectados por los incendios forestales del año pasado se beneficiarán del proyecto gracias a la solidaridad de los funcionarios de la Universidad Católica del Maule.

A casi un año del incendio que afectó principalmente a la Región del Maule, en que resultaron afectadas un total de 289.406,38 hectáreas, las secuelas siguen estando presentes.

Y es que las pérdidas también involucraron que unas 3.500 colmenas de apicultores de la zona se dañaran. Pero no sólo eso, el fuego quemó su principal recurso: las flores. Al perder la poca vegetación nativa que les quedaba, dejan a las abejas sin alimentación. Las consecuencias próximas serían la caída en la producción de miel y un eventual impacto en la polinización frutícola en la próxima temporada.

Para contrarrestar esta realidad, se asignó un fondo de emergencia de la Dirección General de Vinculación UCM 2017, que correspondía a dineros que se ocuparían en la celebración del Día del Funcionario, pero que todos generosamente renunciaron con el fin de ayudar a los afectados.
Jardines de flora nativa

Con estos fondos, el Programa Campus Sustentable de la UCM está ejecutando un proyecto que plantea el establecimiento de un jardín de árboles nativos exclusivo para la producción de mieles diferenciadas en los predios de 13 apicultores que pertenecen a la cooperativa Cuenca del Mataquito del sector de Hualañé, en la Provincia de Curicó.

“Se compraron 505 plantas de árboles nativos, de 43 especies distintas, todas altamente melíferas y propias de la zona central. La idea es hacer jardines de flora nativa en cada uno de los paños de los diferentes apicultores. Actualmente, ellos hacen miel con boldo, litre y quillay, pero nosotros innovamos incorporando otras especies nativas, con lo que ellos podrán obtener mieles con otros atributos organolépticas (color, sabor y propiedades nutricionales)”, detalló Joaquín Sepúlveda, coordinador del Campus Sustentable.

Este proyecto plantea el establecimiento de un jardín de árboles nativos exclusivo para la producción de mieles diferenciadas en los predios de los apicultores afectados.

La Dra. Nélida Ramírez, docente de Escuela de Trabajo Social y profesora colaboradora del Campus Sustentable explicó que “esta capacidad de producir mieles diferenciadas y al mismo tiempo, asegurar una buena trazabilidad de miel, son factores importantísimos a la hora de darle valor agregado. Sin embargo, la realidad actual es que este producto, se exporta principalmente a granel, como miel polifloral, a bajos precios y sólo en algunos casos como miel diferenciada de ulmo (Eucryphia cordifolia) o quillay (Quillaja saponaria) y en menor cantidad como proveniente de bosque nativo”.

El tema, dará pie además al inicio de una tesis de la Escuela de Agronomía que zonificará las plantas nativas en base a sus requerimientos edafoclimáticos -suelo y clima- de cada zona, para ver en qué terrenos es mejor plantar las diferentes especies. Luego se entregará esa información a los apicultores para la creación de los diferentes jardines.

Trabajo Voluntario

Como la temporada ideal para comenzar la plantación son los meses del receso (otoño-invierno), las 500 plantas se encuentran temporalmente en el sector de Peralillo en el predio del apicultor Jaime Lizana. Para evitar la deshidratación y muerte de las especies por las altas temperaturas y radiación de la época estival, un grupo de 15 jóvenes de la Federación de Estudiantes de Talca junto al equipo del Campus Sustentable levantaron un sombreadero para protegerlas durante los meses de verano.

“Hicimos un sombreadero de malla raschel y le colocamos riego. Así aseguramos que las plantas sigan creciendo en verano y no mueran con el sol”, dijo Joaquín Sepúlveda.

Los jóvenes que estuvieron tres días trabajando en el sector, identificación las casi 45 especies y posteriormente las rotularon, con el fin de hacer más fácil el trabajo de distribuir las plantas a los diferentes predios de los apicultores cuando se inicie el proceso de plantación.