Trigger

Pequeñas y medianas empresas de la construcción mejoran su quehacer con el apoyo de la academia

Pequeñas y medianas empresas de la construcción mejoran su quehacer con el apoyo de la academia
23 Abr 2019

La empresa constructora DIGUA y sus empresas socias son las primeras en el Maule en sumarse al trabajo que desarrolla el Centro de Extensionismo Tecnológico para la Productividad y Construcción Sustentable de la Pontifica Universidad Católica de Chile, la Universidad Católica del Maule y la Universidad de la Serena.


El jueves 11 de abril se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Católica del Maule el lanzamiento del Centro de Extensionismo Tecnológico para la Productividad y la Construcción Sustentable de la Pontifica Universidad Católica del Maule, iniciativa que con financiamiento de Corfo y con la participación de la Universidad Católica del Maule y la U. de la Serena, que busca mejorar la competitividad del sector de la construcción.

En la oportunidad, Zenon Daza, gerente de la empresa constructora Digua, junto con agradecer la invitación para participar de esta acción que relacionará fuertemente al mundo académico con el productivo local, señaló que “Este programa para nosotros es altamente importante. Llevamos años trabajando en mejorar la productividad en nuestra empresa y nuestra obra, sumar nuevas prácticas y formas de hacer las cosas para generar construcciones de manera sostenible. Es así como la filosofía BIM está presente en cada una de nuestras obras”, indicó.

Sobre esta acción apoyada por la Cámara Chilena de la Construcción, la Dra. Angélica Urrutia, decana de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, destacó que “Esta unión tripartita permitirá sacar adelante a Chile en el área de la Ingeniería. Nosotros nos declaramos como una facultad de ingeniería aplicada, entendemos nuestro trabajo al servicio de resolver los requerimientos que tienen las empresas. Debemos aprovechar la sabiduría de ambas partes para generar muchas cosas interesantes”, afirmó.

Modelo colaborativo

En la oportunidad, donde cada representante de las empresas que son subcontratadas por la constructora Digua comprometieron su participación y colaboración, Juan Carlos Ñalcufil, ingeniero civil y profesional extensionista de la PUC, comentó que “Nuestro proyecto busca mejorar la productividad de empresas pequeñas y medianas de la construcción. Empezamos a realizar algunos trabajos con la UCM y lo que hoy hacemos es implementar un modelo de trabajo que busca asociar una gran empresa como lo es DIGUA con sus subcontratos. Nuestro alcance es mejorar la productividad de sus subcontratos y mejorar la competitividad de la gran empresa con la asociación”, sostuvo.

Tal como lo destacó el ingeniero de la PUC, el proyecto cuenta con un nivel importante de empresas confirmadas, lo que “Es un muy buen indicador de vinculación con el medio y cómo la universidad a través de este proyecto logra integrar y hacer participar a las empresas vinculándose con la Universidad”.

A partir de los diferentes diagnósticos realizados, las principales mejoras en general se relacionan con temas de planificación, incorporación de nuevas tecnologías, análisis de costo, determinar sus estados financieros, entre otros.

Al respecto, Hernán Cabrera, académico de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, expresó que “Hoy estamos trabajando con las empresas constructoras –empresas tractoras que cobijan empresas PYMES-, mediante las cuales convocamos a las pymes para hacer los levantamientos técnicos de las brechas desde el punto de vista de la productividad y la construcción sustentable, para proponer mejoras y acortar esas brechas en iniciativas por ejemplo, en temas como control de residuos, mejoramiento de la gestión, mejoramiento de la calidad y otros.

En tanto, Jorge Burgos, director General de Vinculación de la UCM, expresó que “Como institución de educación superior valoramos enormemente la relación que se está construyendo gracias a una iniciativa tan relevante como esta, que busca cerrar brechas tecnológicas. La región en diversos rankings de competitividad está en la parte baja de la tabla. Todos tenemos que hacer algo al respecto para encontrar formas de trabajo que nos permitan superar estas posiciones en las que nunca quisiéramos estar. Es un esfuerzo colectivo que además está en sintonía con los objetivos que nos planteamos en nuestra última planificación estratégica como Universidad”, sostuvo.