Trigger

OCDE revela que la educación parvularia es una potente herramienta para reducir la pobreza

OCDE revela que la educación parvularia es una potente herramienta para reducir la pobreza
5 Oct 2018

La Universidad Católica del Maule tituló a 18 nuevas profesionales que serán un aporte al fortalecimiento de la primera infancia.

El último informe elaborado por la OCDE, en septiembre de este año, llamado Education at a Glance 2018, dio cuenta de la gran importancia que tiene en la formación de los niños y la sociedad en su conjunto, la educación parvularia.

Es así como se destacó que la educación parvularia es una herramienta potente para la movilidad social y para la reducción de la pobreza. El informe da cuenta, además, que en Chile ha existido un crecimiento en el acceso a este nivel educativo durante las últimas décadas.

Si el año 2005 la cobertura de educación parvularia entre los niños de 3 a 5 años era de 39%, en comparación con el 76% promedio de la OCDE, en 2016 la brecha se redujo considerablemente, llegando al 79% de los niños de dicha edad. Sin embargo, el informe demuestra que la principal deficiencia hoy es la escolaridad en el grupo de 3 años, ya que la cobertura es de solo 56%, 20 puntos porcentuales por debajo del promedio.

Lo anterior se relaciona directamente con la modificación de la Ley General de Educación, que establece la obligatoriedad del segundo nivel de transición de educación parvularia, proyecto que fue presentado por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados.

Frente a estos cambios y la necesidad de profesionales comprometidos con el desarrollo y consolidación de la educación para la primera infancia, es que la Universidad Católica del Maule tituló a 18 nuevas profesionales.

Graduación UCM

La directora de la Escuela de Educación Parvularia de la UCM, Marcela Bertoglio, destacó que “La educación para la primera infancia, se ha encontrado presente en la agenda nacional, lo que ha relevado su papel en una sociedad que posee el anhelo de establecer marcos de oportunidades que favorezcan a todos los niños y niñas de nuestro país sin distinción. Lo anterior se acompaña, además, de una comunidad que se encuentra expectante de observar cómo tales reformas permean las aulas de nuestras instituciones a través de propuestas educativas de mejor calidad y en consecuencia, mayores aprendizajes para nuestros niños”, afirmó.

Y agregó que “Nuestro papel es fundamental, estamos llamadas a que nuestro trabajo apunte a generar las condiciones hacia el pleno desarrollo del niño en todas sus dimensiones: cognitiva, del lenguaje, socio-afectiva, espiritual, creativa, física y motriz, a través de ambientes sanos y seguros, en el que se tengan en cuenta las capacidades del niño, sus posibilidades, derechos y potencialidades”.

Asimismo, la recién titulada Ángela Tapia agradeció la formación entregada por la UCM ya que “La educación recibida nos permitió establecer nuestra base en la pedagogía, donde el educar es conducir de la oscuridad a la luz, sacar algo que está en nuestro interior, extraer lo que está oculto, revelarlo para hacerlo luminoso. Hoy somos educadoras que estamos llamadas a crecer, a formar personas desde su etapa inicial, a niñas y niños desde su más tierna infancia, somos las que los recibimos en este nuevo mundo que enfrentan al salir del regazo de sus padres, entregando algo mucho más allá que solo conocimientos, involucramos sentimientos y valores que son fundamentales para ejercer nuestro rol de manera óptima”, dijo.

La carrera de Educación Parvularia en la Universidad Católica del Maule se dicta en la sede de Curicó y los profesionales egresan con la mención en inglés, matemática inicial, o lenguaje y comunicación inicial, para apoyar el trabajo con niños y niñas de 0 a 6 años.

Revisa la galería fotográfica aquí