Trigger

Fin de semana largo: La expresión plástica potencia la creatividad de los niños

Fin de semana largo: La expresión plástica potencia la creatividad de los niños
31 Oct 2018

Fomentar en los más pequeños el dibujo, el recorte y la pintura son parte de las recomendaciones que entregó la Dra. Sandra Castro, académica de la Escuela de Ed. Parvularia, de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó.

Cuando se acerca un nuevo fin de semana largo, los padres muchas veces no saben qué actividades realizar con sus hijos. Es por esto que la académica Dra. Sandra Castro, de la Escuela de Ed. Parvularia de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, entregó algunos consejos prácticos que podrán ser de ayuda.

La docente explicó que la “Expresión plástica es una forma de representar y comunicar, permite a la vez manejar materiales plásticos y distintas técnicas que favorecen la creatividad. En el proceso creador lo más importante o fundamental es la libre expresión del niño(a), el momento de hacer y no necesariamente el producto final o que se conviertan en obras artísticas”, indicó.

Es por esto que invita a los padres a incentivar actividades como el dibujo, la pintura (lápices de cera, témperas, tiza, usando pinceles, brocha, los dedos, etc.), el modelado (con plastilinas, masas, greda), el recorte (de revistas, diarios, papales de colores, con tijera o a dedo), el plegado, collage, entre otros.

“La importancia de la expresión plástica radica en la participación que tiene en la maduración del niño(a), las actividades plásticas influyen directamente en el desarrollo de éste, tanto en lo afectivo, emocional, intelectual, en la adquisición de la capacidad de atención, en lograr habilidades sociales y obviamente en el desarrollo de destrezas motrices. En resumen, la expresión plástica favorece el desarrollo integral del niño(a)”, explicó.

En cada etapa

La académica agregó que en sus primeros años los niños tienen acciones involuntarias, en las que experimenta el espacio y los materiales, luego les da nombre, sus representaciones obedecen a lo emocional (color, forma y tamaño), el color lo utilizará según esté más próximo. “Progresivamente irá reconociendo los colores, aunque no indicará que sea una representación objetiva (podría pintar el cielo verde o rojo), cerca de los 6 años comenzará a elegir colores específicos para cada cosa, también sujeto a sus propias experiencias y vivencias. Cada vez serán más elaboradas y con gran número de detalles, formando escenas”, aseguró.

Es por esto que recomienda que “El papel, los lápices, son posteriores al experimentar con rasgar, amuñar, garabatear, en papeles suaves, esto permitirá que el niño(a) desarrolle un proceso que, con la ayuda del adulto lo lleve de la experimentación sensoriomotriz a la comunicación más concreta. Poco a poco será capaz de percibir y diferenciar formas y colores más complejos, etc”, sostuvo.

Qué hacer

La académica Dra. Castro recomendó a los padres a estimular la realización de actividades plásticas, entregándoles materiales diversos y dejando que los utilice con libertad.

“Se debe ser flexible ante situaciones de destrozo o derrame de material (como témperas y agua). Para evitar frustraciones. Aceptar las respuestas que da el niño(o) ante sus representaciones por muy distintas que se puedan interpretar. No de nombres, espere a que él le diga”, aconsejó.

Y agregó que los padres deben “Observar el proceso, estar alerta por si el niño(a) solicita ayuda.

Valorando no tan solo las producciones finalizadas, sino el proceso, de igual forma alentarlo a finalizar. Halagar las realizaciones por su accionar motivador. Evitar estereotipos o uso de modelos, el niño(a) no debe copiar (evitará que dependa del modelo del adulto), así adquirirá mayor seguridad en sí mismo y sus realizaciones”, dijo.

Por último, invitó a los adultos a “No deshacerse de las obras de sus hijos, al igual no es recomendable borrar o corregir lo que usted cree está mal hecho. El niño(a) repetirá lo realizado si necesita mejorarlo. Estimular la observación, experimentación, percepción, curiosidad y la imaginación, poniendo en contacto al niño(a) con el arte de distintas épocas, sin dar sus opiniones o apreciaciones (éste es más lindo que este otro…)”.