Trigger

Hasta dos días demora el cuerpo en adaptarse al cambio de hora

Hasta dos días demora el cuerpo en adaptarse al cambio de hora
10 Ago 2018

Mariana Herrera, académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, entregó recomendaciones para enfrentar el retorno del “horario de verano”.

Este sábado nuevamente habrá que adaptarse a un cambio de horario, ya que los relojes deberán adelantarse 60 minutos. Si bien esto traerá como consecuencia tener tardes más largas, el cuerpo también se verá afectado por estos cambios.

Así lo afirmó la académica Mariana Herrera Escobar, de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, quien explicó que la adaptación podría durar entre uno a dos días.

“Esto es variable entre las personas y se debe considerara que en el caso de los niños o los adultos mayores esta adaptación puede demorar más o ser un poco más difícil”, advirtió.

Según explicó la enfermera en las personas existen mecanismos de regulación durante toda la vida. Esta regulación corresponde a los procesos internos que van desde la actividad molecular o celular hasta aspectos macro como por ejemplo la digestión de los alimentos.

“Dentro de estos procesos tenemos los ciclos de vigilia y sueño donde el organismo va preparándose y adaptándose en la medida que pasan las horas del día (lo que conocemos como ciclo circadiano), por lo tanto, cualquier cambio respecto a los horarios va a afectar a las personas, porque varía el inicio y término de las actividades como trabajar, estudiar, comer, dormir, etc.”, aseguró.

Higiene del sueño

Ante este escenario, la docente Herrera recomendó una “buena higiene del sueño”.

“Dentro de ello tenemos: no ver televisión hasta muy tarde, no usar computador o celular después de que anochece, comer una cena liviana en la noche, no sobre estimular a los niños durante la noche con juegos, por ejemplo. Y, sobre todo, a los padres tener paciencia con los más pequeños de la casa porque, para ellos, esta adaptación puede ser un poco más complicada en relación a los adultos”, aconsejó.

Y, como dice la especialista, son los niños a los que más les puede constar adaptarse a este cambio de hora.

“Las afecta de todas formas, desde tener problemas para dormir, despertarse, “tener sueño durante el día” incluso los horarios de alimentación pueden verse alterados. Y en el rendimiento escolar van a estar comenzando la actividad escolar el próximo lunes en el horario donde esta semana se están despertando, por lo tanto, la atención y concentración puede variar”, explicó.

Finalmente, la enfermera agregó que fisiológicamente el mejor escenario sería mantener el “horario de invierno” durante todo el año. “Pero, por otro lado, el hecho de que anochezca más tarde nos permite realizar actividades con luz natural después del trabajo, por ejemplo, aunque tengamos que pagar un costo en la adaptación”, puntualizó.