Trigger

Columna de opinión: Actividad física en invierno

Columna de opinión: Actividad física en invierno
11 Jul 2019

Dr. Marcelo Castillo, académico e investigador de la UCM.

¿Es recomendable la actividad física en invierno? ¿Cómo afecta la condición ambiental en su práctica? ¿Qué cuidados debemos tener? ¿Cuáles actividades son las recomendables? Estas son algunas interrogantes que aparecen en estos días.

La práctica de actividad física es recomendable todo el año, hábito que es parte de un estilo de vida saludable y como tal debe ser cultivado permanentemente para gozar de sus beneficios y combatir los efectos detrimentales de la inactividad física. Lo que es necesario es prestar atención a ciertas condiciones para disfrutar de una práctica segura.

Además de seleccionar una actividad física que sea estimulante y atrayente, es necesario identificar las condiciones ambientales en las cuales practicar, sobre todo en episodios de contaminación excesiva. Sin embargo, existe amplia evidencia que demuestra que hay mayor mortalidad por sedentarismo que por contaminación ambiental, relevando el factor protector de la actividad física en cualquier condición. Siempre será preferible moverse ya que sus beneficios serán mayores que los riesgos de la no práctica.

En este sentido, la OMS recomienda que las actividades seleccionadas sean de carácter ligero a moderado y de corta duración, evitando las de intensidad vigorosa para no inhalar grandes volúmenes de contaminantes. Alcanzar un volumen de al menos 30 minutos diarios cinco veces por semana, evitando las horas peak de tráfico vehicular y buscar espacios ventilados si se hará al aire libre. Importante también es el uso de indumentaria adecuada, que permita mantener la temperatura corporal y la piel seca, principalmente manos, pies, cabeza y cuello.

En estas vacaciones de invierno, si se tiene la oportunidad de visitar lugares cercanos y alejarse de la contaminada urbe, una caminata en contacto con la naturaleza y en compañía de la familia es recomendable, toda vez que, además del beneficio propio de la actividad física, el mantener la temperatura corporal puede llegar a incrementar el gasto calórico hasta un 30%. Si la opción es en espacios interiores, actividades como yoga, pilates, todo tipo de bailes, tenis de mesa, bádminton o natación, son recomendables para toda edad.

Recuerde que moverse es parte de la naturaleza humana. Su cuerpo, su mente y su alma se lo agradecerán.

“Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Universidad Católica del Maule”.